miércoles, 12 de octubre de 2011

El rol del psicólogo forense

Por Perito Psicologo del ITF Carlos Fleitas

 "We shall not cease from exploration

And the end of all our exploring

Will be to arrive where we started

And know the place for the first time."

Thomas S. Eliot

Little Gidding V

(No. 4 of 'Four Quartets') *

                                                               

"Quien ve lo pequeño, posee entendimiento"

(Proverbio taoísta)

Resumen

Este artículo intenta definir el rol del psicólogo forense en cuanto a su especificidad, pues se encuentra enmarcado en la Constitución, Leyes y Reglamentos de la nación a través del Poder Judicial. El objetivo de su actuación es responder a un decreto de un Juez que especifica qué tipo de información psicológica requiere ante un caso dado. La tarea es de suma responsabilidad pues el informe de un perito psicólogo forense es parte de la decisión final de un Juez que falla sobre tenencias, violencia doméstica, abuso sexual infantil, delitos graves etc.

A la vez el perito debe tener imparcialidad, respetar derechos humanos, ser fiel al principio de confidencial y ser un profundo conocedor en su campo de trabajo, manejando técnicas específicas y adaptadas a los que son objeto de pericia que sean válidas, confiables y procesalmente útiles 

Palabras clave: perito forense, rol, decreto, imparcialidad, derechos humanos, confidencialidad, experticia, técnicas, validez, confiabilidad, utilidad procesal.

 Abstract

 This article attempts to define the role of the forensic psychologist as to it's specificity, because it is framed in the Constitution, laws and regulations of the nation through the judiciary. The aim of their action is to respond to a decree of a judge to specify which type of psychological information is required before a given case. The task is of great responsibility as the report of an expert forensic psychologist is part of the final decision of a judge which rules on custody, domestic violence, child sexual abuse, crimes etc.

While the expert must be unbiased, respect human rights, be faithful to the principle of confidentiality and be a profound connoisseur in it's field of work. He must be able to manage specific techniques that are adapted to the object of his or her expertise that must be valid, reliable and useful procedurally.

Keywords: forensic expert role, constitution and laws, decree, unbiased, human rights, confidentiality, expertise, techniques, validity, reliability, usability trial.                      

Definición

Por rol entenderemos en esta exposición – en un sentido amplio- una serie de patrones esperados de conocimientos expertos y conductas atribuidos a quien ocupa la posición de perita psicóloga en el Instituto Técnico Forense del Poder Judicial, aunque sea eventualmente extensible a otros profesionales. (1)

 Este trabajo es una mera introducción al tema ya que éste reviste una complejidad tal que podríamos afirmar que examinarlo supone analizar la totalidad del accionar judicial debido a las particularísimas características de la Institución que lo incluye.

 Características específicas

 Para examinar el tema del rol del psicólogo forense (2) en su particular especificidad dentro de la psicología, es preciso definir y delimitar su campo de acción.

 “La psicología forense es la intersección entre la psicología y el sistema legal. Es una especialidad de la psicología aplicada relativa a la recolección de datos, examen y presentación de evidencia psicológica para propósitos judiciales.” (3)

 El carácter de especialización se debe a que una pericia está inscripta en un encuadre mayor como lo es un proceso judicial que está regido por la Constitución, las leyes y los reglamentos. Los informes que realice el perito van a tener directa incidencia en el proceso dado que los Jueces los utilizan de acuerdo a su validez- en sus conclusiones para dictar sentencias aunque el Juez no está obligado por derecho a aceptar las conclusiones del informe pudiendo recurrir a otras pericias que mejor ilustren su solicitud. De allí que el informe producido por el perito tiene consecuencias que van a afectar la vida misma de las personas que comparecen ante la Justicia y eventualmente puede determinar un procesamiento con prisión, por ende no es posible margen de error en el mismo y el perito no debe expedirse si no existe suficiente evidencia psicológica que sustenten sus conclusiones, haciéndoselo saber así a la Jueza (4)

 A la vez esta especialización dentro de la psicología supone que siempre las pericias van a estar en medio de un conflicto de intereses cualesquiera sea éste, por ende la imparcialidad es un deber y una garantía. Todo integrante del Poder Judicial es custodio y garante de los derechos humanos y en particular y en particular de niños y adolescentes dado su grado de vulnerabilidad mayor que la del adulto y de acuerdo a los principios básicos de sus derechos como tales según surge del Código de la Niñez y Adolescencia (CNA) (4)

 “La práctica de la psicología forense implica la comprensión de las leyes aplicables en las jurisdicciones pertinentes con el fin de poder hacer evaluaciones psicológicas e interactuar apropiadamente con los jueces, fiscales, abogados y otros profesionales del derecho. Un aspecto importante de la psicología forense es la capacidad para la reformulación de los hallazgos psicológicos en un lenguaje tal que sea capaz de proporcionar información a los operadores jurídicos de manera que pueda ser entendido.” (3)

 Los psicólogos forenses en nuestro país también proporcionan diagnósticos psicológico forenses, en las jurisdicciones de procesos penales, de familia en cuanto a patria potestad, guarda, tenencia, visitas, de violencia doméstica, casos de abuso sexual incluido el examen psicológico del abusador y la dinámica familiar de la afectada/a, incapacidades, autopsias psicológicas, daño moral o psíquico, recomendaciones de tratamiento, de su control, perfiles de personalidad, eventuales seguimientos  y/o cualquier otra información que el Juez peticione, tales como información sobre la imputabilidad, las circunstancias atenuantes, la evaluación del riesgo futuro y así. (3)(4)

 Distinción entre la psicología forense y la psicoterapia

“Las interacciones de un psicólogo forense con sus responsabilidades éticas hacia el  periciado y su objetivo son muy diferentes de las de un psicólogo que trata a un paciente en un entorno clínico.” (3)

*Alcance En lugar de la amplia gama de temas que un psicoterapeuta enfrenta en un entorno clínico, un psicólogo forense enfrenta un conjunto definido y restringido de acontecimientos o  interacciones de naturaleza no clínica.

* Importancia de la perspectiva del paciente. Un terapeuta da importancia primordial a la comprensión del punto de vista del paciente, mientras que el psicólogo forense esté interesado en la precisión y el punto de vista del/la periciado/a no es tan relevante debiéndose tener en cuenta la parcialidad, distorsión, ocultamiento y eventual mendacidad del mismo, excepto en casos de niños y adolescentes.
    * Voluntariedad. Por lo general, en un entorno clínico, un psicólogo está tratando con un paciente que concurre por propia voluntad. Una psicóloga forense evalúa personas por orden de un Juez o a pedido del Ministerio Publico o de un abogado representante de la parte.
    * Autonomía. Los pacientes voluntarios tienen más libertad y autonomía respecto a los objetivos de la evaluación. Cualquier evaluación por lo general toma en cuenta sus preocupaciones. Los objetivos de un examen forense están limitados por su propia especificidad.
    * Amenazas a la validez. Mientras el paciente y el terapeuta están trabajando hacia un objetivo común, incluidas las formaciones de lo inconsciente que puedan emerger y de hecho lo hacen, en el contexto forense existe un riesgo sustancialmente mayor de distorsión intencional y consciente por parte del periciado.
    * Relación y dinámica. Las interacciones terapéuticas de trabajo tienden hacia el desarrollo de una alianza de confianza paciente-terapeuta, empatía terapéutica, en cambio un psicólogo forense no puede éticamente asistir terapéuticamente al periciado o actuar de "ayudarlo". Un evaluador forense debe ser siempre consciente de la manipulación en el contexto complejo de un marco legal. Este mandato se refiere a una distancia emocional que no se parece a una interacción terapéutica.
    * Ritmo y ajuste. A diferencia de las interacciones terapéuticas que pueden ser guiados haber muchos factores, la psicóloga forense, con recursos limitados, y otros factores externos, como el tiempo para expedirse limita la evaluación dado que no cuenta con oportunidades de reevaluación. El forense se centra en la importancia de la exactitud y la finalidad de las disposiciones legales.” (3)

La psicología forense en la práctica

“El psicólogo forense tiene modos de abordaje sobre un periciado diferentes que hace un psicólogo clínico tradicional. Dar cuenta de la situación desde el punto de vista del periciado o "empatía" no es tarea del psicólogo forense. Las pruebas psicológicas tradicionales y procedimiento de la entrevista no son suficientes cuando se aplican a la situación forense.” (3) 

“En las pericias forenses, es importante para evaluar la consistencia de la información priorizar aquella que es objetiva a través de múltiples fuentes. La psicóloga forense debe ser capaz de proporcionar la fuente en que se basa toda la información.” (3) 

“A diferencia de las aplicaciones más tradicionales de la psicología clínica, el consentimiento informado no es necesario si la evaluación es ordenada por el tribunal. En cambio, el periciado sólo tiene que ser notificado sobre el propósito de la evaluación y el hecho de que él o ella no tienen control sobre cómo la información obtenida se utiliza.” (3)

 “Mientras que los psicólogos con poca frecuencia tienen que estar preocupados por la simulación o el fingimiento de enfermedad en un entorno clínico no penal, un psicólogo forense debe ser capaz de reconocer los síntomas exagerados o falsos. Simulación que existe en un continuo por lo que la psicóloga forense debe ser experto en el reconocimiento de diversos grados de síntomas fingidos” (3)

La psicólogo forense debe tener una precisa comprensión de la ley  Este conocimiento debe ser integrado con la información obtenida de las pruebas psicológicas, exámenes de estado psicológico y mental, y una adecuada evaluación de los materiales de fondo, tales como los informes de la policía, evaluaciones psiquiátricas o psicológicas, los registros médicos y otra información pertinente disponible que van a surgir de la lectura exhaustiva del expediente judicial.  (3) (4)

 Es imprescindible también que tenga conocimiento de la naturaleza y función judicial, en el sentido de la importancia del expediente, los roles y potestades de la Jueza, Ministerio Publico, abogados de partes, características y significado procesal y psicológico de las audiencias para las partes, funcionamiento de la Oficina Judicial y sus reglamentos, interrelación con sus distintos integrantes, a saber, funcionarios, Actuarios y Jueces.

A la vez debe conocer el manejo específico de su interacción con el periciado, sus límites y potestades en particular en lo referente a la conducción de la pericia en todas sus etapas, y poder discriminar entre el interrogatorio que es una técnica procesal sólo reservada a la Jueza, de la pregunta con fines diagnósticos privativa de la función pericial

 Mal praxis

En el Menón de Platón Sócrates menciona las mitológicas estatuas de Dédalo –custodias del Laberinto- que se desplazaban cuando uno se acercaba a ellas siendo imposible atraparlas. En cuanto el tema de la mal praxis se plantea, nosotros los peritos nos convertimos en estatuas de Dédalo, nos movemos haciendo así imposible abordarlo.

Sócrates dice “Porque estas estatuas, si no se las detiene por medio de un resorte, se escapan y huyen; mientras que cuando se las detiene con el resorte, se mantienen firmes” (5)

Esta solución no parece aplicable ni conveniente en el caso de los seres  humanos, pero existen otro tipo de posibilidades que evitarían nuestra renuencia de abordar el tema. Significativamente el dialogo del ateniense con Menon se centra en este caso en el tema de Virtud, Ciencia y Conjetura.

Comencemos conceptualizando el concepto por "Mala praxis o malas prácticas, se refiere a la aplicación dañina, imprudente, sin los necesarios cuidados; u omisiones culposas, de contenidos teóricos que debe poseer un técnico o profesional, habilitado en la materia de que se trate, que ejerce esas prácticas en forma regular, y que se ha obligado contractualmente, con otra persona, en general a cambio de una remuneración, a prestar sus servicios de manera diligente". (6)

Las pericias que  tienen expresión de sus resultados en los informes que realiza la perita forense van a tener directa incidencia en el proceso dado que los Jueces  los utilizan en sus conclusiones para dictar sentencias. Estas sentencias van a afectar el curso de vida de las personas que se presentan ante la Justicia y eventualmente puede determinar un procesamiento con prisión.

En el caso de la psicología la mal praxis puede ser tan sutil que pase inadvertida a diferencia por ejemplo, de la Medicina debido a la nuevas tecnologías.

Por ende son la ética, conocimientos y posibilidad de revisión de su accionar  como perito lo que debe primar, entendiendo por ética en este caso un continuo proceso de autognosis y evaluación crítica de sus pericias y estudio continuo de literatura científica especializada. De allí que el psicólogo forense deba cumplir una serie de reglas inquebrantables en su práctica para no realizar una mal praxis que redunde en un perjuicio directo –que puede resultar en daño psíquico- sobre los que son  periciados,

y en el caso de niños y adolescentes en particular dada su mayor vulnerabilidad psíquica y emocional.

La guía de los protocolos es indispensable para tener un marco referencial y conceptual único para todos los peritos, que como “caja de herramientas” permite adecuarlos a cada caso específico en el sentido del método ideográfico.

 Rol del perito en relación al del Juez

 La autoridad máxima en un proceso judicial son los Jueces y Juezas quienes están investidos por la Constitución y las Leyes para dictar decretos y sentencias. De allí que los psicólogos y psicólogas forenses son auxiliares, debiendo brindar al Juez lo mejor de su saber y experiencia. Su accionar a través del informe pericial jamás debe invadir o sustituir el rol de la Jueza, a saber: nunca deberá actuar como tal ni tomar decisiones que sean propias de la Jueza tales como sugerencias procesales o jurisdiccionales, utilizar términos jurídicos, citar artículos de los Códigos en sus informes ya que estos son privativos de la función jurisdiccional que recae en los mencionados ut supra exclusivamente. También la utilización de los términos imputabilidad e inimputabilidad son exclusivos de la Jueza, no pudiendo ser utilizados por los peritos y peritas psicólogas.

 Imparcialidad y confidencialidad

A la imparcialidad –contrariamente a lo que se piensa- se llega por un proceso de objetivación racional, pues muchos casos lógicamente producen sentimientos y emociones en la perita o perito, que deben ser procesados internamente hasta llegar a ella. Es decir la imparcialidad es un objetivo que no está necesariamente presente desde un comienzo.

El principio de confidencialidad es no sólo un mandato ético fundante, sino también una responsabilidad de la perito como integrante del Poder Judicial, de allí que su cumplimiento debe ser obligatorio. Esto también se aplica a los trabajos científicos que se produzcan, donde las identidades deben ser modificadas así como cualquier otro dato que permitiese el reconocimiento de los involucrados.

También está vedado y comprendido dentro del principio de confidencialidad la divulgación de los protocolos que son de manejo y aplicación exclusivo dentro de la Institución. La divulgación de los mismos fuera del ITF constituye a mi juicio una falta grave que desconoce el principio de confidencialidad, dondequiera que se lo haga pues es entregar un conocimiento que puede no ser correctamente empleado por alguien que no haya tenido la larga experiencia de la función pericial, con el consecuente riesgo de mal praxis en otras organizaciones que no dependen del Poder Judicial.

 Condiciones psicológicas emocionales de los peritos para el correcto desempeño de su cargo

Contar con la capacidad de procesar casos de alto impacto por la situaciones que  se presentan para periciar: (niños y niñas victima de violación incestuosa) (7), victimas de golpeadores, IAE en niños y adolescentes, fugas, trastornos familiares vinculares graves, explotación sexual de niños/as y adolescentes, ideas de autoeliminación, perdida de redes sociales, desocializacion, delitos patológicos, crímenes de particular crueldad, accionar psicopático y sociopático, sin perder la imparcialidad y preservando su integridad emocional.

 Derechos humanos

El perito como integrante del Poder Judicial y en el ejercicio de su función es a la vez custodio y garante de los Derechos Humanos enumerados por la Constitución y las Leyes y los Tratados Internacionales de los cuales nuestro país es signatario.

 Desde el punto de vista y accionar de la perito ésta debe tener en cuenta la importancia de los derechos humanos en los periciados a lo que se suma el principio de imparcialidad. En una pericia es contrario a los derechos humanos de los periciados adultos lo siguiente

  • Realizar interrogatorios sobre los hechos
  • Intentar forzar confesiones
  • Desconocer la imparcialidad
  • Utilizar  juicios de valor sobre el periciado en el informe final dirigido a la Jueza, salvo aquellas afirmaciones sobre su personalidad que se concilien con el diagnóstico psicológico y tengan un uso técnico específico y científico
  • Aplicar técnicas para clínicas no suficiente confiables y validadas
  • Colocarse en el lugar de la Jueza o del Juez
  • Realizar entrevistas conjuntas en procesos de VD y Abuso sexual
  • Forzar, inducir, o cualquier otra acción tendiente a obtener un resultado deseado por el perito o declaración alguna que  incrimine al periciado
  • Aplicar técnicas psicológicas invasivas
    • Divulgar la información surgida de una pericia a terceros –cualesquiera sean éstos- salvo al que es titular de ese proceso o a colegas peritos forenses en caso de interconsulta o supervisión.
    • Asimismo si pericias son expuestas a modo de ejemplo ilustrativo en actividades académicas ya sea intrainstitucionales y en particular extrainstitucionales como Seminarios Congresos Talleres o similares, los datos deberán ser adecuadamente modificados para que la identidad del periciado o el contenido de la pericia sea totalmente irreconocible. (8)

 En los casos de niños

  • El niño debe ser especialmente continentado previo a la entrevista.
  • La entrevista debe ser realizada en forma cuidadosa.
  • En caso que la angustia sea intensa, se deberá utilizar técnicas que calmen dicho afecto.
  • No intentar forzar la comunicación del niño en modo alguno
  • No inducir su relato
  • Utilizar de técnicas amigables
  • Proceder a aliviar la ansiedad del niño/ña al finalizar la entrevista

 La observación y recolección de datos

 Por recolección de datos se entiende el conjunto de la información que surja de la clínica y paraclínica. Para ello es imprescindible que sea lo suficientemente abarcativa, precisa y significativa para que proporcione una base sólida para las consideraciones y conclusiones para que sean válidas y confiables.

Si la información es insuficiente esto no posibilita lo anterior y los  “vacios” pueden ser llenados con especulaciones o movimientos subjetivos del perito, lo cual eventualmente puede constituir una mal praxis con todos los perjuicios que conlleva.

 Cada caso es único y si bien la perita se guía por protocolos de actuación precisos no debe omitir en la etapa de recolección de datos los detalles específicos del periciado y que pueden llevar por ejemplo a un diagnóstico dinámico, situacional o estructural que no se corresponden con la situación única de cada pericia.

Obviamente si se aplicase una distribución gaussiana a una muestra representativa de la totalidad de pericias realizadas en todo el país, se obtendría un conjunto relativamente repetido de casos muy similares (p.ej Familia, ASI, VD) pero esto no implica que la/el perito deba estar atento a que en esos casos hay detalles que pueden dar un giro total a una aparente reiteración de las características del conflicto, traumatismo o diagnóstico diferencial.

 Evidencia fáctica y evidencia psicológica

 Más que ninguna especialización en psicología el núcleo sobre el que gira toda la práctica de la psicología forense se puede resumir en el adagio latino: “adaequatio intellectus nostri cum re”.

Es en el expediente judicial donde se encuentra la evidencia fáctica: el hecho en si tal es documentado en el memorandum policial, las declaraciones en las audiencias, eventualmente las conclusiones en el examen del médico forense, otras pericias anteriores, documentos con valor procesal como por ejemplo informes de maestras en casos de niños, además de otras pericias que incluyen no solo las psicológicas sino las psiquiátricas y  de asistente social siempre y cuando provengan de peritos del ITF en todo el territorio nacional.  

.Es de hacer notar que la evidencia fáctica varía de acuerdo a la jurisdicción, por  ejemplo lo que se refiere al campo penal el hecho en sí a veces puede dar un diagnostico presuntivo primario e hipotético a ser validado por las técnicas periciales. Ejemplo de ellos es el Alzheimer, signos neurológicos consecuencia del alcoholismo crónico (cuyos diagnósticos  corresponden exclusivamente al neurólogo, pero es detectable mediante la observación y el índice de deterioro del WAIS) psicopatías, sociopatias donde el registro de antecedentes penales es de radical importancia pues en estas últimas la mendacidad y ocultamiento son habituales.

Muchas veces no disponemos de evidencia fáctica. En este caso prima el criterio de la evidencia psicológica que supone varias instancias de validación y confiabilidad. De todos modos a veces en un párrafo de la declaración del presunto ofensor existe ya una evidencia fáctica que es muy sutil y es necesario tener en cuenta, de allí la importancia de la lectura exhaustiva y minuciosa de todo expediente judicial previo a toda realización de la pericia.

También se destaca la importancia de recurrir a fuentes alternas de información (testigos, familiares, educadores, vecinos etc) como lo aconseja el DSM IV

 Características del diagnostico psicológico forense

Reúne como tal técnica de entrevista clínico forense más la paraclínica (tests, escalas, protocolos) y contenidos significativos en el expediente judicial correspondiente.

 Debe llenar los siguientes requisitos

  • Valido
  • Confiable
  • Procesalmente until
  • Redactado en lenguaje no técnico
  • Suficientemente fundamentado
  • Enmarcado en el rol específico
  • Lenguaje preciso y que no de lugar a ambigüedad

 Validez y confiabilidad

A continuación haremos un examen exhaustivo del origen de las mismas y su aplicación al campo de la psicología general incluyendo la forense.

Originalmente estos conceptos eran exclusivos de la Física que alcanza un grado de desarrollo  tal a partir de finales del siglo XIX que era considerado  un modelo para otras disciplinas que comenzaban a desarrollarse y tenían como objetivo ser consideradas científicas en particular debido a los resultados prácticos de uso cotidiano que había obtenido la física. Una de las bases en que reposan los conceptos fundamentales de la mencionada ut-supra es la medición, la cual debe satisfacer dos requisitos fundamentales.

“La validez, en términos generales, se refiere al grado en que un instrumento realmente mide la variable que pretende medir. Por ejemplo, un instrumento para medir la inteligencia válido debe medir la inteligencia y no la memoria. Una prueba sobre conocimientos de Historia debe medir esto y no conocimientos de literatura histórica. Aparentemente es sencillo lograr la validez. Sin embargo, la situación no es tan simple cuando se trata de variables como la motivación, la calidad de servicio a  clientes, la actitud hacia un candidato político y menos aun con sentimientos y emociones, así como diversas variables con las que se trabaja en psicologia y  en ciencias sociales.

Kerlinger (1979, p. 138) plantea la siguiente pregunta respecto a la validez: ¿Está usted midiendo lo que usted cree que está midiendo? Si es así, su medida es válida; si no, no lo es.

La confiabilidad de un instrumento de medición se refiere al grado en que su aplicación repetida al mismo sujeto u objeto, produce iguales resultados. Por ejemplo, si yo midiera en este momento la temperatura ambiental mediante un termómetro y me indicara que hay 220C. Un minuto más tarde consultara otra vez y el termómetro me indicara que hay 50C. Tres minutos después observara el termómetro y ahora me indicara que hay 400C. Este termómetro no sería confiable (su aplicación repetida produce resultados distintos). Igualmente, si una prueba de inteligencia la aplico hoy a un grupo de personas y me proporciona ciertos valores de inteligencia; la aplico un mes después y me proporciona valores diferentes, no resulta confiable de no mediar otros factores que influyan en el resultado.” (9)

En lo que se refiere a la psicología el modelo de la física fue adoptado por la psicometría, fundamentalmente por razones prácticas como el alfa test del Ejército de EE.UU en la segunda guerra mundial. De este modo gran cantidad de  habilidades como por ejemplo la inteligencia entre otras, ha sido objeto de profundos estudios y  elaboración de tests como el WAIS de corriente utilización.

Pero esto no da cuenta enteramente del concepto de validez y confiabilidad en la psicología clínica y la clínico-forense que es la que nos ocupa. Es necesario pues redefinirlas para así poder darles un estatuto científico a la práctica de la misma.

¿Donde reposa pues la validez y confiabilidad que no suponen cuantificaciones?

En cuanto a la validez y confiabilidad que debe presentar un diagnóstico resultado de una pericia lo definimos en su más amplia acepción:”Una categoría diagnóstica posee validez si recoge características centrales del fenómeno. Es confiable o consistente si muestra que existe acuerdo entre evaluaciones realizadas por distintos clínicos medido por el “acuerdo entre evaluadores” o en distintos momentos confiabilidad test-retest" (10)

El diagnostico forense obtiene su validez a través de la utilización de la clínica forense y los instrumentos para clínicos que dan cuenta de un objetivo especifico de acuerdo al decreto de un Juez que lo solicita en cada jurisdicción especialmente “si recoge las características del fenómeno” (10)

A la vez debe estar contextuado y correlacionado por todo el conjunto de evidencia fáctica ya mencionada. Por ejemplo en la determinación si hubo o no un abuso sexual, la entrevista debe centrarse en los indicadores de la credibilidad del relato del niño, emergencia de síntomas de Trastorno de Estrés Post-Traumático correlacionados, utilización en algunos casos de entrevista de juego o muñecos sexuados complementado por un estudio de los vínculos intrafamiliares, que podrán dar la idea de en qué circunstancias ocurrió el hecho,  anamnesis objetiva que aporte datos fundamentales sobre el desarrollo del niño/ña y como es habitual otros acontecimientos potencialmente traumáticos anteriores al presunto abuso y si hubo una ruptura existencial notoria en la vida del niño que se expresa por diferentes signos y síntomas. La confiabilidad estaría dada si otros peritos llegan a las mismas conclusiones que resultaron de la pericia inicial. De allí que un protocolo de actuación general sea indispensable como marco referencial ajustándose el mismo a la especificidad de cada caso.

 Planeamiento y estrategia de la pericia

  • La realización de una estrategia planificada para la pericia, es de fundamental importancia pues es un modo de garantizar la validez, evitar el actuar azaroso, y la pérdida de información consiguiente como base de datos para diagnosticar e informar al Juez. Tomaremos como foco fundamental que determina las características de la planificación la solicitud de la Jueza pudiendo el perito solicitar las aclaraciones necesarias Juez para establecer el punto o foco de pericia.

Luego es necesario tener en cuenta:

  • Resultado de una lectura exhaustiva del expediente como base de datos fundamental de un proceso judicial, pues suministra de antemano evidencia fáctica (según hemos mencionado) y los otros elementos también ya consignados
  • Estrategia de la entrevista según el punto o foco de pericia y solicitudes de pericia por parte de la Jueza
  • Estrategia de tests u otros elementos paraclinicos como checklists, inventarios, escalas, perfiles de personalidad,
  • Todo ello debidamente interconectado y relacionado pues es de mala técnica aplicar los tests en su totalidad salvo casos excepcionales. Los test son significativos y necesarios para llenar los vacíos diagnósticos de la o las entrevistas y cuando se necesita determinar una habilidad específica como por ejemplo en casos de retardo o compromiso neurológico.

Procesalmente útil

Significa que el informe debe contener datos que sean útiles a la Jueza para dirimir y esclarecer aspectos claves psicológicos de los periciados  y eventualmente pueda servir de fuente de fundamento de un decreto o sentencia. Por ello es que el perito psicólogo forense debe tener claro su rol y el objetivo del mismo. De nada sirve un informe pericial que eluda o no aporte elementos que no dan cuenta suficiente del objetivo del Poder Judicial en sus múltiples jurisdicciones.

 Redactado en lenguaje no técnico

El informe debe estar redactado en lenguaje no técnico, es decir debe reformular términos para que sean comprensibles a quien no es un colega. Por ejemplo hablar de narcisismo, ambivalencia, ansiedades paranoides etc. solo debe ser reservado para comunicaciones entre colegas fundamentalmente en la interconsulta, pero no al momento de realizar el informe. Otra posibilidad es poner notas aclaratorias al final del informe en caso de ser imprescindible el uso de un término técnico, pero esto como excepción y no regla. Si por ejemplo la conclusión de que se trata de un Síndrome de Estocolmo Doméstico hay que aclarar sus diferentes etapas. El informe debe ser pues descriptivo y explicativo y de clara comprensión para el Juez.

 Suficientemente fundamentado

Este es un elemento crucial en el proceso pericial y en el informe. Toda afirmación, consideración, conclusiones y diagnóstico multidimensional debe estar fundamentado científicamente y no ser producto de la especulación, suposiciones, parcialidades por parte del perito. Esto parecerá obvio y de fácil manejo, sin embargo la experiencia muestra que existe un hilo muy delicado que separa ambos tipos de informes, el que está debidamente fundamentado y el que no. Por ello también es necesario incluir en el mismo la metodología empleada con todo detalle.

 Lenguaje preciso y que no de lugar a ambigüedad

 La precisión en el lenguaje en que esté redactado el informe es de fundamental importancia, ya que una sola palabra ambigua puede determinar un cambio procesal en la situación de un periciado. Si por ejemplo en un informe dice que un padre “maltrata” a sus hijos sin aclarar que se refiere a que les grita pues es irritable y es demasiado directivo , el término usado puede también significar que ejerce violencia física lo cual agrava la situación. O en el caso de una niña que ha sido abusada sexualmente si se da le caso de que la madre en una entrevista inicial dice que es “cariñosa” o “mimosa” estas calificaciones parten de una apreciación subjetiva de la madre, pero que no descarta que efectivamente haya sido abusada. Por ende cada palabra tiene resonancias procesales en las que el perito deberá ser sumamente cuidadoso.

 Interacciones emocionales en el proceso pericial

 Durante el proceso pericial es habitual que surjan diversas emociones en la/el perita/o tales como repudio enojo, miedo, sorpresa y muchas otras. Propongo que estas sean llamadas “resonancias emocionales” de lo que transmite no sólo el periciado sino el hecho en sí (caso de psicópatas, sociópatas, abusadores y explotadores de niños, castigadores de mujeres etc.)

Considero que durante el proceso pericial que incluye la reacción emocional al hecho en sí por parte de la perito y a los “mensajes” también emocionales que no son verbalizados pero “gatillan” en la perita resonancias afectivas, se debe hablar de “interacciones emocionales y no de transferencia y contratransferencia que términos que deben quedar reservados al Diagnóstico Psicodinámico Psicoanalítico para una psicoterapia, o bien para el proceso psicoanalítico en sí mismo, tal cual fuera conceptualizado por el propio Freud.

 Riesgos laborales de la/el perita/o forense y su impacto en su rol y gestión

 Sindrome de Icaro

Cuando el hijo de Dédalo, Ícaro, reveló el secreto del Laberinto a Teseo, fue encarcelado por Minos, pero entonces Dédalo construyó un par de máquinas voladoras y ambos escaparon. Imprudente, Ícaro se acercó demasiado al sol, que fundió las alas de cera y causó su caída y muerte.” (5)

Este Síndrome si bien extensible a múltiples actividades humanas y aquí obviamente con carácter ilustrativo y analógico, es aplicable particularmente a la materia que se ocupa. La perita o perito en general anhela –lo cual es comprensible- realizar pericias en campos en los que se necesita más experiencia como por ejemplo autopsias psicológicas, escena del crimen (en proyecto) y pericias complejas en general, que pueden resultar en un procesamiento con prisión.

También este deseo en los peritos puede incluir los casos complejos de ASI, VD, y jurisdicción de familia para lo cual es necesario mayor preparación y experiencia. El perito debe ser especial y meticulosamente cuidadoso en no potenciar el daño psíquico que sufren los últimos.

 Síndrome de Burn Out

“El síndrome de burnout (también llamado síndrome de desgaste profesional o síndrome de desgaste ocupacional (SDO) o síndrome del trabajador desgastado o síndrome del trabajador consumido o incluso síndrome de quemarse por el trabajo como también síndrome de la cabeza quemada) es un padecimiento que consiste en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido. []Se suele presentar en aquellas situaciones laborales en las que los excesivos niveles de exigencia ya se han vuelto un hábito inconsciente e incluso socialmente valorado. Las consecuencias en la salud de este padecimiento pueden ser muy graves: deterioro en las relaciones interpersonales, desgaste o pérdida de la empatía, y síntomas emocionales (depresión) y físicos (insomnio crónico, graves daños cerebrales o cardiovasculares). “

“Lo principal es un fuerte sentimiento de impotencia, ya que desde el momento de levantarse ya se siente cansado. El trabajo no tiene fin y, a pesar de que se hace todo para cumplir con los compromisos, el trabajo nunca se termina. Lo que anteriormente era motivo de alegría ahora no lo es. Aun cuando se tiene tiempo, se siente siempre estresado. A diferencia de lo que ocurría al principio, el trabajo ya no produce incentivos para la persona afectada con burnout. Visto por otras personas, aparenta sensibilidad, depresión e insatisfacción.”

“A los propios síntomas del estrés a nivel corporal se suman múltiples molestias: insomnio, dolor de cabeza, mareos, dolores musculares, trastornos digestivos, infecciones, manchas o afecciones en la piel, trastornos respiratorios y circulatorios o digestivos (variaciones en el peso).”

 “El burnout suele definirse a través de tres dimensiones:[]

  • Agotamiento (exhaustion, en inglés) es la sensación de ya no ser capaz de ofrecer más de sí mismo(a) a nivel emocional;
  • Suspicacia/escepticismo (cynicism, en inglés) es una actitud distante hacia el trabajo, hacia las personas a las que se está ofreciendo el servicio y también hacia los compañeros de trabajo;
  • Ineficacia (inefficacy, en inglés) es la sensación de que no se están llevando a cabo debidamente las tareas y de que se es incompetente en el trabajo.” (11)

La experiencia indica que entre las poblaciones de riesgo podría sumarse la del psicólogo y psicóloga forense. Algunas de las manifestaciones comunes entre la muchas posibles ya reseñadas serían: dificultad creciente para concurrir al trabajo, desinterés lo que lleva a una mecanización de las pericias con el resultado de informes muy breves o poco explicativos que eventualmente omiten el objetivo del decreto de la Jueza, humor negativo en las pericias, perdida de empatía, distancia excesiva, indiferencia y con el riesgo de que todo esto conduzca a una praxis insuficiente en cuanto a su utilidad procesal.

Diferencias entre entrevista clínica propiamente dicha y entrevista clínico forense

 Podríamos distinguir 2 tipos de entrevista clínicas a los fines de este trabajo

  • Entrevistas clínico diagnósticas de determinación psicodinámica, estructural, niveles de funcionamiento mental, etc con fines terapeuticos. En este punto me remito al excelente y detallado trabajo del Dr. Bernardi. (10)
  • Entrevista clínico forense. Las características de ésta son específicas por el objetivo que persiguen que surge del decreto de un Jueza. Se caracteriza por:

1)      En la gran mayoría de los casos no hay demanda alguna por parte del periciado salvo excepciones que no es del caso detallar en este trabajo, pero son conocidas por los peritos forenses del ITF

2)      La psicoterapia como es entendida actualmente no es necesariamente aplicable en muchos casos forenses.

3)      Dado que siempre la entrevista clínico-forense está enmarcada en un conflicto de intereses y regulaciones legales no se dispone de la libertad operativa que existe en la anteriormente mencionada.

4)      Considero necesario utilizar el término “interacciones emocionales” en la relación periciado-perito como elemento adicional, inspirador pero no primordial pues se corre el riesgo de introducir factores afectivos por parte del perito que nada tienen que ver con su objetivo y pueden distorsionar gravemente el resultado de la pericia.

5)      La entrevista clínico-forense se ve atravesada en ciertas jurisdicciones tales como penal, familia y violencia doméstica y en particular en adultos por el ocultamiento deliberado y consciente, la minimización, la mendacidad, la eventual simulación y en litigios por tenencia y/o visitas exacerbación de emociones tales como la ira y los reproches mutuos, lo que tiende a eternizar el proceso dado que no disminuyen y su intensidad depende del grado de conflicto de los adultos responsables.

 Fuentes consultadas

*http://www.tristan.icom43.net/quartets/coker.html

 (1)“Rol social como serie de patrones esperados de conducta atribuidos a quien ocupa una posición dada en una unidad social, es decir, el papel desempeñado por las personas en la sociedad (sociología)”.

http://es.wikipedia.org/wiki/Rol

 (2)"En la Antigua Roma se conocía como foro a la plaza donde se desarrollaban los negocios públicos y se celebraban los juicios. El foro solía estar ubicado fuera de las murallas de la ciudad (fórum significa "afuera") y suponía un punto de enlace entre ésta y el exterior.

En la actualidad, el concepto mantiene su esencia aunque con las adaptaciones y cambios lógicos por el paso del tiempo. Un foro es el sitio donde los tribunales oyen y determinan las causas. También se conoce como foro a la reunión que se celebra para discutir asuntos de interés para un auditorio que puede intervenir en la discusión"

           http://definicion.de/foro/

 (3)Tomado de http://en.wikipedia.org/wiki/Forensic_psychology y traducido por el Perito Psicólogo del ITF Carlos Fleitas. Se aclara que sobre el texto original se han hecho modificaciones que se ajustan a  nuestro Derecho Positivo diferente al de Estados Unidos y que determina y diferencia el rol específico en la práctica.

 (4) “El rol del psicólogo forense” por el Perito Psicólogo Carlos Fleitas (inédito)

 (5) Dédalo. http://www.albaiges.com/ingenieros/03greci1.htm#marcnom01

Y de http://www.paginasobrefilosofia.com/html/menon/textos/opinion.html

Personaje mitológico, hijo de Metión y Alcipe, considerado como el padre de la aviación. Constructor del rey Minos de Creta, para el cual edificó el famoso Laberinto. Cuando el hijo de Dédalo, Ícaro, reveló el secreto del Laberinto a Teseo, fue encarcelado por Minos, pero entonces Dédalo construyó un par de máquinas voladoras y ambos escaparon. Imprudente, Ícaro se acercó demasiado al sol, que fundió las alas de cera y causó su caída y muerte.

Se le atribuyen más o menos fantásticamente:

  • El palacio de Knossos.
  • El Laberinto del mismo.
  • El gigante mecánico Talos. Se trataba del primer robot de la historia, construido con la ayuda de Hefaistos para proteger Creta. La estatua de bronce tenía una sola vena que trasladaba la sangre desde la cabeza al talón. Uno de los argonautas le arrancó esta uña, y el icor divino escapó por ella.
  • Máquina voladora, antes descrita. Pudiera haber consistido en un deslizador a pedales.
  • Estatuas móviles, movida por mercurio, que guardaban la entrada del Laberinto. (Conocidas como estatuas de Dédalo)

 (6) Tomado de http://derecho.laguia2000.com/parte-general/mala-praxis

 (7) Terminología propuesta por la Dra. Eva Giberti, para evitar el posible eufemismo “abuso  sexual” entre las muchas contribuciones que ha hecho a este tema en su trabajo: “Ni monstruo ni abusador”

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-125092-2009-05-17.html

 (8)  Glosario e Instructivo de Actuación para todos los peritos y peritas forenses del ITF

 Documento de circulación interna sometido al principio de confidencialidad redactado por la Lic Ana Nin y el Ps. Carlos Fleitas

  (9) Validez y confiabilidad de los instrumentos de medición

http://www.tecnicas-de-estudio.org/investigacion/investigacion44.htm

 (10) Dr. Ricardo Bernardi: DSM-5, OPD-2 y PDM: Convergencias y divergencias entre los nuevos sistemas diagnósticos psiquiátrico y psicoanalíticos. Revista de Psiquiatría del Uruguay Volumen 74, Número 2010

(11) Sindrome de Burn Out

http://es.wikipedia.org/wiki/Burnout_(s%C3%ADndrome)

 

Nota Bene I: Para evitar toda discriminación de género en este texto se utilizará en forma equilibrada la designación tanto Juez como Jueza en forma azarosa, pues no sólo están en igualdad de condiciones cualesquiera sea su genero, sino que también lo están de potestades de acuerdo a la Constitución y las Leyes. El mismo criterio se aplica a los peritos y peritas del ITF.

 

Nota Bene II: Todas las traducciones de artículos en el original en inglés me pertenecen siendo atribuible solo a mí y no al original, cualquier defecto, error o ambigüedad en las mismas.

 

Addenda: Al ser éste un trabajo desde la perspectiva del rol del psicólogo forense de exclusiva elaboración personal, no representa en modo alguno, ni en ningún aspecto al Poder Judicial como Institución ni su opinión oficial al respecto. A la vez pueden surgir elementos procesales que las Sra(s) Juezas o Sres Jueces consideren pertinentes de agregar o rectificar.

 


Publicado por machault @ 22:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios